Please reload

Entradas recientes

¿Y si de verdad existe el lenguaje del corazón? (y no, no me refiero a nada romántico)

May 18, 2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

El instinto de vivir en manada

June 8, 2017

 

Esta semana el compañero de paddock de mi yegua Opalina se ha marchado con su dueño para vivir en otro lugar. Así que se me ha hecho muy evidente que el tema de esta semana debía ser la necesidad de los caballos de estar en manada.

 

Porque los caballos necesitan a la manada para estar felices y relajados. Son animales sociales y en su entorno natural viven siempre en manada. Dependen de la manada tanto por la estimulación social como por la sensación de seguridad.

 

Pero, sobretodo, por la sensación de bienestar que les aporta. En la manada viven cooperando, se ponen unos al lado de otros para espantarse los insectos mutuamente con la cola y cuidan unos de los otros para poderse sentir lo suficientemente a salvo como para dormir. Un caballo que está solo nunca está totalmente relajado. Siempre se sentirá obligado a ser el que vigile el horizonte, constantemente en guardia. Cuando un caballo está sólo, su comportamiento puede cambiar y a menudo se deprimen. Pueden desarrollar estereotipias, como el tiro del oso o aspirar aire.

 

Aunque no todos los caballos puedan estar en una manada, sí se puede procurar que tengan un sitio donde vivir que les permitan satisfacer sus necesidades de socialización.

 

Un caballo siempre preferirá estar con otros caballos. Siempre preferiría la vida que tienen los mustangs en la naturaleza. Quieren espacios abiertos para poder huir, si es necesario, de un depredador. Los humanos pensamos que un sitio pequeño y cálido con grandes paredes es reconfortante, mientras que para los caballos lo reconfortante es ver el horizonte y acceder a espacios abiertos. Tu caballo quiere estar fuera con otros caballos. Es hora de pensar como un caballo y pensar cómo quiere vivir él.

 

Caballos solos en casa

 

Si tienes sólo un caballo, tienes la responsabilidad de proporcionarle algún tipo de compañía las 24 horas del día. Como mínimo, tu caballo se sentirá más reconfortado si puede ver a otros caballos.

 

Si es posible, asegúrate de que tu caballo este separado de otro por una línea de pastor pero que le permita tocar al otro caballo. Tocarse, mordisquearse, asearse mutuamente, espantarse las moscas mutuamente con las colas e incluso poder morderse es importante para el bienestar general de un caballo.

 

Si tu caballo sólo te tiene a ti, tienes que asegurarte de proporcionarle una vida entretenida. No se trata sólo de montarlo, hay que estimular su mente y ocupar su tiempo con largos paseos. También puedes ponerle algunos obstáculos o artículos para interactuar en el paddock.

 

La mejor solución es que tenga un compañero, preferiblemente otro caballo. Aunque se dice que un burro o una cabra también les pueden hacer compañía, y los caballos pueden tener un vínculo con cualquier otro animal, lo ideal para su salud mental es otro congénere.

 

¿Cómo vive mejor mi caballo?

 

Sabiendo todo lo anterior, es evidente que la mejor opción de pupilaje es la que permite al caballo tener un amplio espacio y compañía.

 

Una opción muy habitual en otros países, como Inglaterra, es que los caballos están sueltos durante el día y por la noche duermen en amplios boxes que, además, les permiten tener contacto a unos con otros a través de las aperturas entre boxes y que están orientados a las puertas de acceso del establo para poder ver el horizonte.  Los caballos pueden aprender a apreciar un box que sea suficientemente amplio, limpio y con contacto con otros, pero porque no les queda otro remedio.

 

Un paddock abierto con un refugio donde pueda cobijarse en caso de mal tiempo, que les permita moverse y ver a otros caballos es mil veces preferible a un box cerrado y oscuro, por muy “cómodos” que creamos que están.

 

Si eres tan afortunado de tener un terreno suficientemente grande, crear un "Paddock Paradise", es decir un circuito en el terreno que obligue al caballo a mantenerse en movimiento para encontrar su agua, comida, sombra, compañía u otros estímulos, es la solución ideal tanto para la salud mental como física de tu caballo.

 

Sea donde sea que viva tu caballo, tómate un momento para evaluar qué interacción tiene con otros y si puede ver el horizonte. Proporcionarle las mejores oportunidades posibles de interacción y de vistas naturales te ayudará a tener un caballo sano y una relación más sana también entre vosotros.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos