Please reload

Entradas recientes

¿Y si de verdad existe el lenguaje del corazón? (y no, no me refiero a nada romántico)

May 18, 2017

1/1
Please reload

Entradas destacadas

Consejos para distinguir cuando un caballo siente dolor

October 20, 2019

 

 

Trabajando con caballos, te encuentras con todo tipo de caballos y comportamientos. Está el caballo expresivo que en seguida entra en el modo relajación cuando le hago una sesión de método Masterson, el que al principio le cuesta pero luego funde su sistema nervioso en el estado de relajación y están también los caballos estoicos, los que apenas muestran reacción alguna.

 

Este tipo de caballos son a los que se les debe prestar un poquito más de atención, ya que sino es difícil ver si tienen un problema. De ahí a ofreceros la siguiente información sobre como distinguir si tienen dolor.

 

Determinar el nivel de dolor o molestia que experimenta un caballo puede ser un reto para cualquiera. Tenemos que apoyarnos en señales de comportamiento que difieren según el caballo y pueden cambiar en función de la situación.

 

Las respuestas al dolor incluyen indicadores activos de comportamiento (como echar las orejas atrás, morderse los flancos y cojeras), o la supresión en el comportamiento: los caballos estoicos serían los que entrarían en esta segunda categoría.

 

Esta falta de expresión podría indicar una tolerancia más alta, pero suprimir las señales de dolor también podría reflejar una estrategia de supervivencia evolucionada en animales presa, como los caballos, porque oculta su vulnerabilidad en presencia de depredadores.

 

El caballo puede revelar dolor, miedo, irritación y satisfacción a través de su lenguaje corporal. Algunos aspectos de estos estados emocionales son involuntarios e imposibles de suprimir incluso para los caballos más estoicos.

 

Los ojos

 

Los ojos de un caballo son una ventana a sus emociones. Cuando un caballo siente dolor o molestia, las pupilas se dilatan o contraen, y el ojo cambia de forma. Un caballo relajado tiene un ojo suave y redondeado, pero cuando siente dolor los párpados se podrían cerrar y los huesos de la cresta orbital se ven expuestos y prominentes. Los ojos toman una forma diferente cuando un caballo experimenta estrés o miedo, haciendo una forma triangular y con arrugas en la parte superior del ojo. Contra más arrugas y más profundas, más estresado es probable que esté el caballo.

 

Otros indicadores faciales

 

Los caballos que experimentan dolor podrían acumular tensión en la mandíbula y apretar o rechinar los dientes. La tensión sobre la boca causa que labio superior se retire, creando la apariencia de una barbilla pronunciada. Los ollares del caballo se ponen rígidos y dilatados. El caballo podría echar las orejas rígidamente a un lado o hacia atrás, dando la apariencia de que está muy apartadas.

 

Postura corporal

 

Algunos caballos reaccionan a estímulos molestos con comportamientos defensivos aprendidos (evitación, escapar y agresión), pero una postura corporal retraída es la que más se reconoce como indicador de dolor. Un caballo con postura retraída tiene la cabeza baja, con el cuello horizontal al suelo, en vez de redondeado. La posición es rígida y la mirada, posición de la cabeza y de las orejas rígidas.

 

Cambios en la actividad habitual

 

Los caballos expresivos pueden estar inquietos, irritables, ansiosos o agresivos cuando sienten dolor, pero los caballos estoicos, y aquellos con dolor grave o crónico se vuelven menos activos y más aislados. A menudo son indiferentes o lentos a la hora de responder a lo que sucede a su alrededor, tienen una pérdida de apetito y muestran cambios en los patrones de sueño – especialmente si no les es posible tumbarse por el dolor.

 

Los caballos con una expresividad emocional baja tienen experiencias que son más intensas de lo que su lenguaje corporal revela. Tu caballo es afortunado de tener un propietario que se preocupe por cómo se siente, porque puede ser fácil no detectar las señales sutiles de dolor, molestia, miedo o incluso felicidad de un caballo estoico. Familiarizarte con el comportamiento habitual de tu caballo te ayudará a reconocer cambios en la expresión facial, postura corporal y niveles de actividad que señalan dolor o incomodidad.

 

Recuerda: Contacta con tu veterinario si tu caballo da muestras de dolor grave o crónico que se pueda asociar a una lesión o enfermedad que requiera atención médica.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Síguenos